Abril, mes de la victoria para la reducción de daños

Para quienes valoran una postura no dogmática en cuestiones de salud, basada en la consideración de los efectos de la ciencia en la vida real y abierta a las aportaciones de las personas más afectadas, abril supuso un gran éxito para los defensores de la reducción de daños.

Por primera vez en la historia de la ONU, la noción de reducción de daños apareció en la resolución sobre política de drogas negociada políticamente. Hasta entonces, la reducción de daños sólo se había mencionado en el contexto del VIH/SIDA. El sitio resolución adoptada en la 52ª sesión del Consejo de Derechos Humanos menciona un enfoque de reducción de daños entre otras respuestas sanitarias y subraya que el apoyo a la reducción de daños no está sujeto a la legislación nacional.

Además, parece que la inclusión de la reducción de daños en las políticas de control de drogas cuenta incluso con la aprobación de la poderosa OMS. En una publicación reciente publicación la OMS señala que "la reducción de daños es uno de los elementos clave de un marco (o respuesta) de promoción de la salud pública que ha demostrado ser muy eficaz para reducir y mitigar los daños del consumo de drogas inyectables para las personas y las comunidades".

Cada vez hay más pruebas de que la llamada "guerra contra las drogas" está fracasando y de que hay que plantearse nuevos enfoques, como la reducción de daños. Los expertos reunidos en la Conferencia Internacional sobre Reducción de Daños, celebrada en Melbourne a mediados de abril dijo que la evidencia está a la vista y que es hora de que el mundo adopte un nuevo enfoque, que incluya soluciones de reducción de daños. Algunos ejemplos de soluciones de reducción de daños son los entornos con supervisión médica para las personas que se inyectan drogas y la despenalización del consumo de drogas.

En el contexto de lo anterior, nos gustaría señalar el hecho de que la resolución de la ONU, la publicación de la OMS y los expertos reunidos en Melbourne reconocen el papel crucial de la sociedad civil y de las comunidades afectadas. Asimismo, que se debe trabajar para implicar y comprometerse de forma significativa con una representación diversa de la sociedad civil y las comunidades afectadas en sus esfuerzos por abordar todos los aspectos del problema mundial de las drogas.

[Al oír esto, nos permitimos una risa hueca ante las recientes decisiones de rechazar la participación de las asociaciones de consumidores de nicotina en los procedimientos de la COP del CMCT].

Establecer políticas de drogas adecuadas y con base científica es extremadamente importante para las poblaciones afectadas. Sólo podemos soñar con que un día publiquemos un artículo en COPWATCH anunciando que la COP del CMCT reconoce un enfoque de reducción de daños en el control del tabaco, que incluya el reconocimiento del potencial de los productos que reducen los daños para las personas que fuman. Hace 20 años, la Comité Consultivo Científico de la OMS para la Regulación de los Productos del Tabaco declaró que "la principal justificación de salud pública aceptable para el desarrollo de productos del tabaco nuevos o modificados es la posibilidad de reducir los daños causados por los productos del tabaco existentes". Ahora existe una cartera de productos de este tipo, así que ¿por qué han abandonado la reducción de daños?

Presentación de los autores de la agenda de la COP10: la Mesa del CMCT

La New Nicotine Alliance del Reino Unido ha hecho un buen trabajo al destacar las amenazas a la reducción de daños que podrían materializarse en la COP10 en este documento. Su llamada a la acción las enumera como ser:

  • Prohibición de todos los productos de vaporización de sistema abierto
  • Prohibición de todos los sabores excepto el tabaco
  • Prohibición de las sales de nicotina en los vaporizadores
  • Regular los productos para que todos sean exactamente iguales y restringir el suministro de nicotina
  • Exigir que los países de todo el mundo traten el vapeo y los productos de tabaco calentado igual que el tabaco combustible
  • Tributación al mismo tipo que los cigarrillos, prohibición de fumar en los lugares donde esté prohibido, advertencias sanitarias gráficas de gran tamaño, envasado sencillo y prohibición de toda publicidad, promoción y patrocinio.

La naturaleza de estos temas puede parecer descabellada al lector ocasional, así que ¿hasta qué punto es realista que lo que parece ser un ataque total contra el vapeo se incluya en la agenda de la COP10? 

Copwatch decidió investigar la composición de la Mesa del CMCT, el órgano que redactará el orden del día. Sería preferible que publicaran las actas de sus reuniones de noviembre y marzo para que pudiéramos conocer los planes de primera mano, pero, como Copwatch informó anteriormenteparece que su máquina de escribir sigue en el taller. 

La Mesa está compuesta por seis representantes, uno de cada una de las regiones de la OMS, y su papel es hacer propuestas políticas que luego se distribuyen a los coordinadores regionales. Seguramente rechazarán los ataques extravagantes contra el vapeo y otros productos contenidos en los informes de la OMS distribuidos a las Partes, ¿no? 

Los cinco Vicepresidentes proceden de Uruguay, Países Bajos, Australia, Sri Lanka y Omán. A continuación se enumeran las políticas de cada uno de estos países en materia de vapeo:
UruguayLos productos de vapeo están prohibidos.
Sri LankaLos productos de vapeo están prohibidos.
OmánLos productos de vapeo están prohibidos.
AustraliaLos productos para vapear están prohibidos sin receta (que es difícil conseguir).


Países BajosLos productos de vapeo están permitidos, pero, a partir de julioEl e-líquido sólo podrá contener 16 ingredientes, lo que imposibilita la formación de cualquier sabor, incluido el del tabaco. La Presidencia de la Mesa la ostenta Eswatini (antigua Suazilandia), que tiene ninguna ley específica en cuanto a productos de vapeo, aunque estamos seguros de que pronto lo tendrá a juzgar por la compañía que mantiene su representante en la Mesa.

Suponemos que existe la posibilidad de que estos buenos y honrados burócratas tengan en cuenta la creciente evidencia de que el vapeo es un enorme premio potencial para la salud pública en todo el mundo y establezcan una agenda sensata para la COP10. Probablemente la misma posibilidad que tenemos en Copwatch de volar a la luna.