Guía de documentos #COP10: CMCT/COP/10/9

En la que la OMS intenta redefinir el humo y oculta pruebas inconvenientes

Para continuar con la guía de Copwatch sobre los documentos que se facilitan para "educar" a las delegaciones nacionales en la conferencia COP10 de noviembre, he aquí un vistazo a CMCT/COP/10/9publicado en julio. 

Este documento trata de los productos del tabaco calentado pero, como veremos, no es muy impresionante. Afirma que "examinar los retos que los productos del tabaco novedosos y emergentes están planteando para la aplicación integral del CMCT de la OMS... tal y como se solicita en el párrafo 3 de la decisión FCTC/COP8/(22)".

Pero un rápido vistazo a la Decisión de la COP8 al que se refieren muestra que esto no hace nada de eso. En 2018, la OMS pidió a la Secretaría del CMCT:

"que preparen un informe exhaustivo, con científicos y expertos, independientes de la industria tabacalera, y las autoridades nacionales competentes, que se presentará en la Novena reunión de la Conferencia de las Partes, sobre la investigación y las pruebas relativas a los productos de tabaco nuevos y emergentes, en particular los productos de tabaco calentado, en lo que respecta a sus efectos sobre la salud, incluidos los no consumidores, su potencial adictivo, su percepción y uso, su atractivo, su papel potencial en la iniciación y el abandono del tabaquismo, su comercialización, incluidas las estrategias de promoción y sus repercusiones, las alegaciones de reducción de daños, la variabilidad de los productos, la experiencia reglamentaria y la supervisión de las Partes, su repercusión en los esfuerzos de control del tabaco y las lagunas en materia de investigación".

Menuda carga de trabajo. 

La decisión de la COP8 solicitaba además, después de que se había completado un gran volumen de trabajo, que se elaborara un informe para "proponer posteriormente posibles opciones políticas para alcanzar los objetivos y medidas" del tratado CMCT. 

Han pasado 5 años desde la COP8 y esa decisión, pero en ese tiempo la Secretaría del CMCT y sus laboratorios (conocidos como TobLabNet) parecen no haber hecho prácticamente nada para ampliar la base de pruebas. El CMCT/COP/10/9 se jacta regularmente de lo poco que sabe sobre el tema. 

"Los datos independientes ... sobre el impacto sanitario y medioambiental de estos nuevos productos del tabaco son incipientes" (es una palabra elegante para decir que acaba de empezar)

"El conocimiento de estos productos del tabaco novedosos y emergentes ha aumentado rápidamente, pero la información sobre sus efectos a largo plazo en la salud es limitada"

"[H]ay pocos datos disponibles sobre el consumo de HTP por parte de adolescentes, así como de ex fumadores y no fumadores". 

Cabe preguntarse qué ha estado haciendo la OMS, si es que ha hecho algo, en los últimos cinco años desde la COP8. Los países que han ratificado el CMCT no pagan grandes cantidades de dinero de los contribuyentes para que las instituciones de la OMS se queden de brazos cruzados durante media década. Tal vez las delegaciones de la COP10 deberían plantear algunas preguntas a la Secretaría sobre este asunto. 

Tras saltarse a la torera el enorme abismo de investigación que faltaba y que se suponía que habían reunido sobre el tabaco calentado en tan sólo cuatro páginas, el documento CMCT/COP/10/9 dedica el resto de las 18 páginas a debatir qué prohibiciones y restricciones deberían establecerse. Como era de esperar, exigen que el tabaco calentado reciba exactamente el mismo trato que los cigarrillos de combustible, a pesar de que los HTP han sido encontrados por el Comité de Toxicidad del Reino Unido y el Administración de Alimentos y Medicamentos en Estados Unidos es mucho menos perjudicial que fumar. 

Copwatch también observó que los autores de FCTC/COP/10/9 se pusieron el sombrero de filósofo y promovieron extrañas teorías sobre lo que constituye el humo. "¿Pueden los aerosoles de los productos del tabaco novedosos y emergentes calificarse de "humo de tabaco"?teorizan, antes de responder a su propia pregunta con una explicación descabellada. "Sí... estrictamente hablando, los aerosoles visibles derivados en todo o en parte de reacciones químicas impulsadas térmicamente se consideran "humo", incluso cuando la combustión no interviene en el proceso".

Están muy seguros de ello, explicando además que "estos aerosoles entran claramente dentro de la definición científica de "humo", y cualquier humo emitido por los HTP es inequívocamente "humo de tabaco"".

La definición de inequívoco es "no abierto a más de una interpretación" según Oxford Languages, lo que sorprenderá a los tribunales alemanes y suecos, que han dictaminado lo contrario. 

En septiembre de 2021, un decisión de un tribunal alemán anuló la clasificación del gobierno alemán del tabaco calentado como "productos del tabaco para fumar". En una vista sobre el fondo de un producto de Philip Morris, el tribunal ordenó a la Oficina Federal de Protección del Consumidor y Seguridad Alimentaria que anulara su decisión anterior y los clasificara en su lugar como "productos de tabaco sin combustión".

Un caso similar en Suecia en septiembre de 2022 llegó a la misma conclusión. La Autoridad Sueca de Salud Pública (PHA) había decidido clasificar el tabaco calentado como "productos del tabaco para fumar", pero el tribunal le ordenó que lo cambiara, al considerar que la decisión de la PHA no se ajustaba a ninguna definición científica de combustión. El tribunal concluyó que el tabaco calentado no se consume mediante combustión y "es, por tanto, con razón, un producto de tabaco para fumar".

Ni el gobierno alemán ni el sueco recurrieron las decisiones y las definiciones son ahora definitivas y vinculantes en ambos países.

Copwatch cree que la OMS conoce bien estas decisiones judiciales, pero simplemente opta por ignorarlas. Al pie del documento FCTC/COP/10/9 hay un anexo que detalla "varios enfoques para clasificar o regular" tabaco calentado en varios países. Nótese que dice "varios" y no todos. Esto se debe a que Alemania y Suecia no se encuentran entre ellos. 

Los países que han ratificado el CMCT pueden regular el tabaco calentado como deseen, sin humo o no, pero no hay muchos casos en los que se compruebe si el aerosol es humo o no. En Alemania y Suecia hubo casos de este tipo y los tribunales decidieron que no es humo. 

Sería increíblemente inconveniente que la OMS tuviera que admitir en su anexo que su definición "inequívoca" de humo no es inequívoca, después de todo. Así que, en lugar de eso, se limitan a ocultar la información a los delegados. 

Para resumir FCTC/COP/10/9, la OMS dice repetidamente que no sabe mucho sobre el tabaco calentado, pero al mismo tiempo es evidente que no se está trabajando para averiguarlo. Recomienda tratar los productos menos nocivos igual que el tabaco de combustión basándose en una definición de humo que no se confirma cuando se prueba en los tribunales, y da a las delegaciones que asistirán a la COP10 toda la información que necesitan para tomar decisiones, excepto la información que la OMS considera inconveniente. 

¿Y pagamos por esto?

Más problemas en el pequeño Panamá

En junio, Copwatch mencionóde paso, que una serie de protestas y bloqueos en todo el país tuvo lugar recientemente en Panamá, país anfitrión de la COP10. La preocupación por el coste de la vida, la desconfianza en los funcionarios, la pobreza, la desigualdad y la corrupción han provocado un gran descontento.

La próxima llegada de 1.200 delegados a la conferencia de la OMS en noviembre no parece que vaya a relajar los ánimos. El medio panameño TVN Noticias ha publicado una noticia en Instagram lo que debe sentirse como una bofetada en la cara de los ciudadanos del país que luchan. 

"En medio de una crisis por la escasez de medicamentos, insumos médicos y estructuras hospitalarias en mal estado, el Ministerio de Salud (Minsa) publicó en el portal Panamá Compra una licitación por $4,881,732.20 para la organización de una jornada contra el tabaco."

Puedes adivinar lo que viene a continuación. 

"Según la publicación realizada en el portal, se trata de un procedimiento excepcional de listado online para la contratación de una empresa para la organización de la Décima Conferencia de las Partes de la Organización Mundial de la Salud para el control del tabaco".

No está claro qué se incluye en la financiación, pero más de $4.000 por delegado suena excesivo, quizá todos reciban invitaciones bañadas en oro de 24 quilates. En consecuencia, algunos están más que descontentos de que sus impuestos se gasten tan generosamente en un viaje de funcionarios muy bien pagados para charlar sobre el tabaco y la nicotina. 

"Dios mío, con la mitad de ese dinero" se queja el Director Médico, Fernando Castañeda a La Prensa Panamápodemos comprar incubadoras para recién nacidos, miles de medicamentos, suministros y equipos para sustituir todos los dañados que tenemos".

Es de suponer que el Dr. Castaneda cree firmemente que Panamá tiene sus prioridades un tanto desviadas y que el equipamiento médico es más importante que intentar prohibir las bolsitas de nicotina. Evidentemente, no ha tenido en cuenta el orgullo y la autoestima que supondrá para los panameños acoger una conferencia que casi nadie conoce y que se celebra a puerta cerrada. 

Guía de documentos #COP10: CMCT/COP/10/7

La que la OMS niega que dejar de fumar sea dejar de fumar, y otras ensoñaciones

En la primera guía de Copwatch sobre los documentos que se facilitan para "educar" a las delegaciones nacionales en la conferencia COP10 de noviembre, veamos CMCT/COP/10/7publicado el 1 de agosto.

Este es el tercer informe sobre los artículos 9 y 10 (Regulación del contenido y divulgación de los productos del tabaco, incluida la pipa de agua, el tabaco sin combustión y los productos del tabaco calentado). Puede leer el documento en el sitio web del CMCT para confirmar nuestras cotizaciones a continuación.

Lo primero que observó Copwatch fue la cantidad (o, mejor dicho, la escasez) de menciones a adultos en el texto de sus 25 páginas. Por el bien de nuestros lectores, las hemos contado minuciosamente para que usted no tenga que hacerlo. Afortunadamente, no nos ha llevado mucho tiempo, ya que sólo había dos. Sí, dos.

Una vez en términos de un objetivo para reducir el "tabaquismo entre los adultos" para 2025 (página 2), lo que cabría esperar en el preámbulo de un informe de esta naturaleza. La segunda fue de forma despectiva, al describir el tabaco calentado como consumido por "adultos jóvenes" (página 10). En cambio, la búsqueda por palabras "niños" arroja 23 resultados, "adolescentes" 24 y "jóvenes" 15.

En el planeta debe de haber unas 10 veces más adultos que menores, pero la OMS o no se fija en ellos o los considera irrelevantes. Esto podría explicar por qué el documento carece de referencias que sugieran que los productos de nicotina de menor riesgo están ayudando a dejar de fumar a los más de 100 millones de adultos que los consumen, lo que sin duda es así.

La OMS lo niega, por supuesto, porque los autores del CMCT/COP/10/7 parecen empeñados en redefinir lo que es dejar de fumar, como se afirma en la página 8.

"Por último, y tal vez lo más importante, hay una necesidad crítica en todos los estudios para definir de manera uniforme "cesación", y si una persona que ha cambiado de los cigarrillos convencionales para el uso continuo de ENDS [vapes] se puede considerar que han tenido éxito "dejar de fumar "."

El documento también niega que las personas que fuman se estén pasando a los productos de vapeo, también en la página 8.

"En general, la certeza de la evidencia a través de los estudios y revisiones se califica a menudo como "baja" o "insuficiente".

No le sorprenderá que este informe tan actualizado de la OMS no cite la últimos datos de Cochraneel estándar de oro mundial de las revisiones de pruebas, de noviembre, que encontró "alta seguridad pruebas de que los cigarrillos electrónicos de nicotina son más eficaces que la terapia tradicional de sustitución de nicotina (TSN) para ayudar a las personas a dejar de fumar".

FCTC/COP/10/7 también contiene una sección sobre las bolsitas de nicotina (página 16), que no producen humo y no están hechas de tabaco. El sitio CMCT En el artículo 3 se establece claramente que su objetivo es reducir las consecuencias y la prevalencia de la gripe aviar. "consumo de tabaco y exposición al humo de tabaco" por lo que este enfoque en las bolsas es una misión que no se justifica por los términos del propio tratado de la OMS.

A la OMS le preocupa que las bolsas "tienen propiedades atractivas, como sabores apetecibles, y pueden consumirse discretamente (sic) sin el estigma de fumar". Informa de que su grupo de estudio TobReg ha "formuló una serie de recomendaciones a los responsables políticos y a todas las demás partes interesadas" que pueden encontrarse "en el Capítulo 4 y en el Capítulo 7 (Recomendaciones generales) del Noveno informe de TobReg".

Sin embargo, no lo busque en Google, ya que se ha publicado para todo el mundo. "partes interesadas" excepto los ciudadanos que pagamos a la OMS con nuestros impuestos. Un documento secreto, sobre un producto que no está cubierto por el tratado del CMCT, siendo compartido con personas que, si estuvieran haciendo su trabajo correctamente, deberían estar diciendo a la OMS que las bolsitas de nicotina no son de su incumbencia en la COP10. (ACTUALIZACIÓN: Desde la publicación de nuestro artículo se ha publicado el noveno informe TobReg, el 23.08.23, descargable desde aquí.)

Este no es el único informe secreto al que se hace referencia en el documento FCTC/COP/10/7. Hay otro descrito como "información complementaria a este informe" en el que se analizan los sabores de las bolsitas de nicotina y su publicidad. Está disponible en el sitio web del CMCT de la OMS. Por disponible, entienden disponible para ellos, no para nosotros.

Al parecer, señala que las bolsas vienen en "una amplia variedad de sabores dulces y afrutados", "amplificar la visibilidad de la promoción de las bolsas", "patrocinar una gran variedad de eventos" y ofrecer "muestras gratuitas o con grandes descuentos". También conocidas como empresas que fabrican productos de nicotina más seguros que podrían gustar a los consumidores y les hacen saber que existen.

La OMS tampoco ve con buenos ojos que los fabricantes de bolsas afirmen que sus productos ofrecen "libertad de uso en cualquier lugar"son "innovador/moderno/alta tecnología, sigiloso/discreto (sic) de usar"y beneficia a los usuarios por "sin olor/manchas en los dientes, y como medio para dejar de fumar". Todo ello es cierto, pero quizá la OMS haya olvidado el significado de la verdad al mismo tiempo que olvidó la definición de humo y de dejar de fumar.

A continuación, el informe apunta a los vaporizadores de un solo uso (página 17), para los que ha creado un nuevo acrónimo, D-ENDS. Dice que "se introdujeron en torno a 2018-2019 y comenzaron a circular por los mercados mundiales" lo que supondrá una revelación para quienes utilizaban productos desechables desde 2007, antes de que se inventaran los depósitos rellenables, hasta 2013, cuando se comercializó el primer desechable muy comercial, mientras que los sistemas abiertos fabricados por productores independientes aún estaban en pañales

No obstante, el documento FCTC/COP/10/7 informa de que "un documento de referencia sobre las características, la comercialización, los retos de D-ENDS, así como las consideraciones reglamentarias" se ha producido "proporcionar orientaciones autorizadas a sus Estados miembros". Tampoco se ha publicado.

Por último, el documento apunta a los sabores (página 18). "Los sabores se citan a menudo como la razón principal para que los jóvenes prueben un producto de tabaco o nicotina"afirma audazmente. Lamentablemente, esto tampoco es cierto. Action on Smoking and Health en el Reino Unido publicó un informe el 3 de agosto corregir los mitos sobre el vapeo. Fue inequívoco al afirmar que las pruebas no apoyan que los sabores sean una "razón principal" para que los niños se aficionen al vapeo.

            La principal razón por la que los niños vapean es porque les gustan los sabores: NO

La principal razón que dan los niños para vapear es "probarlo", citada por una cuarta parte (26%) de los que han fumado tabaco y más de la mitad (54%) de los que nunca han fumado. La siguiente razón más común es porque "otra gente los usa, así que me uno", en otras palabras, la presión del grupo, citada por 21% de los que han fumado alguna vez y 18% de los que nunca han fumado. En tercer lugar se sitúan los sabores, citados por 16% de los que han fumado alguna vez y 12% de los que no han fumado nunca.

Tampoco es cierto en Estados Unidos. Los últimos datos de la encuesta nacional muestra sabores están muy abajo en la lista, justo por debajo de la capacidad de hacer trucos.

Copwatch no ha encontrado ninguna prueba de que los sabores sean "la razón principal" para que los jóvenes prueben un producto con nicotina en ningún lugar del mundo.

La organización que cita la OMS para su afirmación tan inexacta es STOPuna producción fuertemente financiada por Bloomberg. Los tres artículos a los que hace referencia tratan sobre los aromas del tabaco de combustión y no presentan ninguna prueba de que los aromas sean una "razón principal" para que los jóvenes prueben productos de nicotina no combustibles.

El informe FCTC/COP/10/7 concluye pidiendo a los delegados que "tomar nota de este informe y proporcionar nuevas orientaciones". ¿Podemos sugerir que las Partes del tratado tomen nota del informe e inviten a la OMS a volver con algo que pueda clasificarse en las bibliotecas como no ficción?

La guerra de la COP10

En COPWATCH presentamos hechos para contrarrestar la desinformación procedente del "otro bando", es decir, de quienes niegan los beneficios de la reducción de daños del tabaco. Sin embargo, nunca dude de que en el fondo subyace la pasión: los consumidores luchamos no sólo por nuestras vidas, sino por las vidas de las personas que fuman. Disfrute y reflexione sobre esta reacción al informe de la OMS.

La publicación del 9ª edición del Informe de la OMS sobre la epidemia mundial de tabaquismo la semana pasada muestra claramente que la avalancha de desinformación y desinformación está siendo patrocinada y pagada para mantener la relevancia de conceptos anticuados y para denigrar la Reducción de Daños del Tabaco en el tribunal de la opinión pública, que es subjetiva en el mejor de los casos.

La ciencia es la búsqueda del conocimiento, no un medio para justificar dogmas. La ciencia, si se hace correctamente, puede y debe reproducirse para confirmar hallazgos objetivos, y la información debe difundirse ampliamente.

Lamentablemente, no ocurre lo mismo cuando se trata de reducir los daños causados por el tabaco de combustión e inseguro a escala mundial.

En su lugar, tenemos la manipulación de los medios de comunicación: la presentación de información escogida para incitar a la indignación moral.

En cambio, tenemos argumentos sobre la "financiación" de la investigación y su supuesto sesgo en las conclusiones.

En su lugar, tenemos "grupos de fachada" y "astroturf" para dar un rostro humano a la desinformación y hacerla relatable.

En su lugar, tenemos a personas consideradas "profesionales" y "expertos" que actúan como adolescentes histriónicos creando drama e insultando a quienes cuestionan sus métodos y motivaciones para desviar la atención de la verdad.

Entonces, ¿cuál es la verdad? ¿Cómo sabemos que los "expertos" encargados de proteger la "salud pública" están cumpliendo sus responsabilidades para con nosotros, los ciudadanos?

Esa verdad, en este espacio, es que la innovación fuera de los parámetros de lo "cómodo" y "conocido" debe ser "errónea" y una conspiración de las grandes empresas para mantener contentos a los accionistas.

George Carlin fue un cómico de los años 70 que agitaba la olla sobre "el sistema" y cómo "funciona" (o no) para el ciudadano medio. "La guerra son viejos ricos protegiendo sus propiedades enviando a morir a hombres de clase media y baja". La guerra contra el tabaco nunca llegará a su fin mientras tengamos a viejos ricos protegiendo sus intereses financieros a costa de las sucias masas "fumadoras".

En la mente de estas personas, creen que son justos y que la óptica es buena. Mientras puedan controlar la narrativa y mantener oculta la realidad del daño que causan con sus imperativos moralistas, es una combinación ganadora para "todos".

La OMS publica un nuevo informe sobre la "epidemia de tabaquismo" y cómo mantenerla

La Organización Mundial de la Salud ha publicado la 9ª edición de su Informe sobre la epidemia mundial de tabaquismo el último día de julio. La 8ª edición, publicado en 2021no menciona el tabaco hasta la página 9, sino que comienza con "Los sistemas electrónicos de suministro de nicotina (ENDS) son adictivos y no están exentos de daños" en negrita grande y declarando que los dispositivos deben estar estrictamente regulados. 

Empezar con la intención de obstaculizar los productos que podrían paliar la "epidemia de tabaquismo" era un planteamiento extraño para el 8º informe, pero la nueva actualización sigue en la misma línea. 

Demuestra claramente que la avalancha de desinformación y desinformación sobre las alternativas nicotínicas al tabaquismo se perpetuará en el periodo previo a la #COP10. El último informe también confirma que la campaña contra la reducción de daños está siendo patrocinada y pagada para mantener la relevancia de conceptos anticuados y para vilipendiar la reducción de daños del tabaco en el tribunal de la opinión pública.

La página de agradecimientos es muy reveladora. Se agradece profusamente a la Universidad de Bath, a la Campaña para Niños Libres de Tabaco y a Vital Strategies, todas las cuales disfrutan de una abundante financiación proporcionada por Michael Bloomberg. Muy apropiado teniendo en cuenta que la OMS declara que "La producción de este documento de la OMS ha contado con una subvención de Bloomberg Philanthropies" lo que, en los círculos de control del tabaco, no se considera un conflicto de intereses. 

El mundo del control del tabaco, al igual que el de Barbie, se mueve en el terreno de la fantasía y la imaginación más que en el de la vida real. 

También es revelador observar qué organizaciones no se citan en el informe. Por ejemplo, no se menciona a Public Health England ni a la Office for Health Improvement and Disparities del Reino Unido, que tienen una opinión positiva sobre el vapeo. Tampoco se menciona a la Academia Nacional de Ciencias, Ingeniería y Medicina de Estados Unidos, que ha aportado pruebas alentadoras del potencial de reducción de daños. 

Estamos seguros de que han sido muy activos, pero quizá la OMS perdió su trabajo en el respaldo del sofá.

Estados Unidos es el mayor financiador de la OMS y el Reino Unido está entre los cinco primeros, pero sus instituciones académicas más destacadas son ignoradas en este nuevo informe. Desairar a los gobiernos que aportan una parte importante del presupuesto de la OMS podría considerarse una grosería. 

Tampoco se menciona a la Society for Research on Nicotine & Tobacco, ni a la el artículo por 15 de sus antiguos presidentes, que examinó el potencial beneficioso del vapeo para la salud pública. La biblioteca Cochrane se cita seis veces sobre diversos aspectos de la actividad de control del tabaco, pero la investigación de la institución encontrar que hay "pruebas de alta certeza de que los cigarrillos electrónicos de nicotina son más eficaces que la terapia tradicional de sustitución de nicotina (TRN) para ayudar a las personas a dejar de fumar" no es uno de ellos. 

Los cínicos (a diferencia de los de Copwatch, por supuesto) podrían suponer que se están seleccionando las pruebas que se incluirán en el informe, mientras que a los secuaces antinicotina de Bloomberg se les paga para que lo redacten. 

Este último documento será una cuchara que se entregará a las delegaciones en la COP10, lo que sugiere que la OMS no pretende ofrecer a los delegados una imagen imparcial y exacta de la reducción de daños del tabaco. 

Es uno de los muchos que se han publicado en las últimas semanas para las Partes de la COP10. En breve, Copwatch publicará en este espacio más análisis de los documentos de la COP10.