Resumen de Copwatch #COP10

Bueno, hemos sobrevivido. 
Copwatch se ha tomado un respiro para digerir lo ocurrido el mes pasado en la COP10. Conseguir la confirmación de lo sucedido llevó tiempo, porque las decisiones tardaron en llegar al sitio web oficial, presumiblemente redactados para presentar el acontecimiento de la forma más positiva posible.

La cobertura en directo en estas páginas reveló frustración entre las filas del CMCT, de la que se hizo eco la jefa de la Secretaría, Adriana Blanco Marquizo, al comentar al final de la conferencia que su organización había "sobrevivido".

FCTC Pravda aclamó "decisiones históricas" y anunció que la reunión había sido un triunfo, como siempre hace, pero los artículos publicados por sus aliados expresaban mucha decepción

¿Dónde estaban todos los delegados? 

Ni siquiera la sala de prensa de la Secretaría del CMCT pudo ocultar las deficiencias de la conferencia. Se esperaba la presencia de más de 190 delegaciones en la primera edición, celebrada en noviembre, pero el registro oficial sólo contabilizó la asistencia de "representantes de 142 Partes".

Cualquiera que siguiera las retransmisiones en directo habría notado un número significativo de asientos vacíos y habría hecho esa suposición de todos modos. Copwatch calcula que faltaron hasta 700 delegados entre el alarde del CMCT en noviembre y el recuento oficial posterior al evento.

Por eso es tan divertido que la única filipina contraria al vapeo, Pia Cayetano, haya condenado la iniciativa. "enorme" delegación enviada por su país. Se podría haber pensado que el envío de una delegación numerosa era una señal de apoyo al evento. Copwatch sospecha que su objeción no se habría materializado si los delegados fueran miembros abonados del club de Cayetano contra la reducción de daños, en lugar de haber sido seleccionados por el gobierno filipino para defender su admirable política de adopción de productos de riesgo reducido. 

Declaraciones de países interesantes 

No cabe duda de que a Cayetano aún le escuece el papel destacado de Filipinas durante la guerra de Vietnam. declaraciones de progreso de los países en la (retrasada) sesión plenaria de apertura. El país fue uno de los muchos que desafiaron a la OMS a considerar la reducción de daños como una opción válida para reducir los daños del uso de combustibles. Además, su declaración hizo referencia a la letra d) del artículo 1 del tratado CMCT, que afirma categóricamente que la reducción de daños es uno de los pilares del control del tabaco, algo que las autoridades del CMCT prefieren ignorar. 

No fue la única delegación que lo hizo. Los decepcionados grupos pro-OMS se quejaron de que "Varios países, encabezados por Guatemala e incluidos Filipinas, China, Rusia y Antigua y Barbuda, se hicieron eco de los argumentos de la industria". Traducción: No se alinearon con las políticas extremistas favorables sugeridas por la OMS.

Copwatch podría añadir a esa lista a Nueva Zelanda, Guatemala, Armenia y El Salvador, entre otros, y San Cristóbal y Nieves, que desempeñó un papel estelar. Más información más abajo. 

¿Qué triunfos? 

Pero, en primer lugar, ¿cuáles fueron los triunfos que Adriana Blanco Marquizo se afanó en pregonar?

Artículo 18
Lo que más le entusiasmó fue el consenso alcanzado en torno al artículo 18 sobre el medio ambiente. La decisión establece que las Partes deben "tener debidamente en cuenta la protección del medio ambiente y la salud de las personas en relación con el medio ambiente en lo que respecta al cultivo y la fabricación de tabaco en sus respectivos territorios." Es muy vago y será algo que probablemente ya se esté considerando a nivel nacional . 

Artículo 19
Asimismo, el consenso decisión sobre el artículo 19 que recomienda a las Partes "reforzar sus regímenes de responsabilidad penal y civil, incluidas las medidas administrativas, para garantizar la rendición de cuentas y la disuasión, mejorar el acceso a la justicia y permitir recursos efectivos para los afectados por los daños del tabaco". Copwatch se pregunta qué entusiasmo habrá para que los numerosos partidos con industrias tabaqueras nacionalizadas se lleven a sí mismos a los tribunales. 

Artículo 2.1

El artículo 2.1 ya formaba parte del Tratado, pero se ha visto reforzado por su inclusión en el orden del día. La decisión recomienda que las Partes "identificar y describir medidas prospectivas de control del tabaco y medidas que amplíen o intensifiquen los enfoques de control del tabaco en su aplicación a los productos del tabaco". Copwatch tiene una gran idea. ¿Qué tal si las Partes identifican la reducción de daños y la promoción de productos de riesgo reducido como una forma probada de reducir los daños del consumo de tabaco combustible? Se ajusta perfectamente a la descripción. 

Artículo 13
También había un decisión sobre el artículo 13 sobre la publicidad, la promoción y el patrocinio del tabaco, que se ocupa sobre todo de las publicaciones en los canales digitales y las redes sociales, algo que, una vez más, ya se está debatiendo en muchos países. 

Artículos 9 y 10

Uno de los puntos del orden del día sobre el que las Partes no pudieron alcanzar un consenso fue el de los artículos 9 y 10, relativos a la regulación del contenido y la divulgación de los productos del tabaco. El debate se prolongó durante toda la semana, ocupando tanto tiempo que hubo que trasladar otros puntos a la carga de trabajo del Comité B durante ese tiempo. 

Un elemento del Boletín del segundo día del GATC, escrito por Rob Cunningham, de la Canadian Cancer Society, y Deborah Arnott, de Action on Smoking and Health, del Reino Unido, insistió en que "los artículos 9 y 10 se refieren a los productos del tabaco, no a los cigarrillos electrónicos ni a otros productos de nicotina". Sin embargo, el punto del orden del día animaba a los delegados a considerar el informe FCTC/COP/10/7 durante los debates que, como Copwatch ha escrito antesEl informe de la Comisión Europea sobre el consumo de vapores de nicotina en los cigarrillos, en el que se hace un extenso comentario sobre las bolsas de nicotina y los vapores desechables, se afirma deshonestamente que no hay pruebas de que el consumo de vapores ayude a dejar de fumar, que incluso si se consigue, no constituye una medida para dejar de fumar, que los sabores sólo son atractivos para los adolescentes y se señala a los delegados que en el informe TobReg9 se hace una selección de investigaciones sobre productos de riesgo reducido. 

Seguramente todo esto es trabajo perdido si, como se afirma, los artículos 9 y 10 no se refieren a productos nuevos. Tal vez por eso San Cristóbal y Nieves no sólo argumentó que la OMS necesita definir la reducción del daño, sino que también introdujo una propuesta para que el artículo 1(d) se tuviera en cuenta en las deliberaciones sobre los artículos 9 y 10. Y entonces empezó la lucha. 

A pesar de 5 días de debate, no se pudo llegar a un consenso y volverán a tratar el tema en la COP11 del año que viene.

¿Quién quiere acoger la COP11?

En conjunto, las decisiones consensuadas fueron más bien flojas y la conferencia, en general, bastante decepcionante. No merece el calificativo de histórica.

Por último, a Copwatch le hubiera gustado informar a nuestros lectores de dónde se celebrará la COP11 pero, lamentablemente, el país anfitrión no se anunció en la sesión plenaria de clausura. Evidentemente, no hubo interés por parte de ninguna de las Partes y no se recibió ninguna solicitud de sede.  

Uno se pregunta qué países no encuentran atractivo en acoger durante dos semanas una tertulia opaca que no atrae a turistas ni interés mediático, ni ofrece beneficios infraestructurales, pero que tiene un precio de $5 millones.